Recomendaciones de Cine terrorífico: El Ente

Una madre soltera con un pasado tortuoso se convierte en el blanco de una entidad maligna del más allá.
Terror y fenómenos paranormales en los ’80s, una combinación perfecta para los seguidores del género.

Si hay algo en lo que me mantuve constante toda mi vida y no planeo dejar de hacer, es mirar películas de terror/suspenso. Afortunadamente tengo una madre que comparte la fascinación y me mostró este género tan extenso de la industria cinematográfica desde que era muy chica.
Tal vez muy chica para ciertas películas, como fue este caso. (Nadie te juzga, má, pude haber salido peor).

¿Qué es lo que tiene de especial esta película? Pues todo.
La historia nos presenta a Carla Moran, una madre de 3 hijos soltera que lleva una vida común y corriente en Culver City, California tratando de ganarse el pan como cualquier otro cuando repentinamente se convierte en la víctima de una serie de atroces abusos sexuales por parte de una entidad paranormal invisible.
Lindo, ¿no?
El guión está basado en la novela del mismo autor Frank De Felitta, que se inspiró en una historia real de la cual fue aparentemente testigo presencial junto a un grupo de fotógrafos profesionales e investigadores paranormales que estudiaron el caso. El caso es hasta ahora uno de los más famosos en materia de investigación paranormal debido a la cantidad de evidencia recolectada en los estudios y personas involucradas que compartieron la misma experiencia. Se conocen distintas versiones de lo que es o fue la vida de la protagonista de esta historia (originalmente llamada Doris Bither). En los créditos se ofrece una versión de lo ocurrido después pero distintas fuentes cuentan versiones levemente modificadas, y el caso ciertamente causó un gran interés en el público por saber del paradero y situación actual de la mujer.  Lamentablemente en lo que corresponde al rubro del cine, la película no es tan reconocida como debiera serlo.

Lo que tiene de particular esta historia, es que al contrario de lo que estamos acostumbrados a ver en una película de suspenso, la trama ni siquiera necesita desenvolverse o poner el tono a cierta ambientación. El clima que genera es el de sorpresa con acción repentina a los pocos minutos de haber comenzado tomando al espectador con la guardia baja al igual que a la protagonista. No voy a adentrarme mucho en detalles por si no la vieron, pero es un punto a notar que los efectos está muy bien logrados para la época y le dan un realismo crudo a las escenas físicas.
La banda sonora es en principio graciosa y no suena en absoluto con lo que uno esperaría de un clima de suspenso, pero al fin y al cabo creo que toda la película apunta a una temática más severa, que las cosas no son lo que uno siempre espera, y en temas referidos a lo desconocido y el más allá realmente nunca sabemos con qué nos podemos encontrar luchando.

¿Tiene algún punto flojo? Totalmente. Los actores. Y esto en realidad es bueno y malo a la vez.
Es malo porque claramente un mal actor nos pierde y puede convertir escenas que pretenden ser serias en algo neutro o ridículo. En este caso por suerte no es la protagonista la que padece de incompetencia, pero sí casi todo el resto del elenco (especialmente las hijas y la Dra. Cooley, ya van a ver). Por momentos los efectos precarios de la época sumados a la nula expresión de los actores hacen que se pierda un poco el hilo, igualmente no es tan terrible como para que no se pueda ver.
Lo bueno de todo esto, es que a pesar de tener un inconveniente que se consideraría generalmente como algo muy grave, en esta película si bien no favorece, tampoco es que la arruina del todo. Si prestamos atención a la trama y tratamos de entender la situación que viven los personajes (especialmente al tener en cuenta que está realmente basado en una historia real), la curiosidad por ver cómo se desarrolla la historia nos mantiene enganchados hasta el final a pesar del elenco.
En general es una película muy simple de pocos elementos, pero con un contenido muy fuerte y una perspectiva poco vista en el género a la hora de retratar el mundo paranormal y la polémica discusión de los límites entre ciencia-psicología-parapsicología.

Vale la pena tomarse el tiempo de mirarla y recomendársela a sus amigos para que se gane el lugar de clásico que merece.
Eso sí, si la van a ver con niños/as de 6 años sepan que pueden salir como yo. Decidan bajo su propio riesgo.

**Bonus:
Si nunca se avivaron de buscar, o son muy curiosos como para no esperar a verla, acá les dejo 2 fotitos de la investigación real  en la casa de Doris Bither. -1- -2- 
**

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s