Los Simpsons y el humor, ¿cuál es el límite?

Una vez más retorno del olvido para hablar de aparentemente lo único que se hablar con continuidad: Simpsons. Sí…sí…otra vez. Prometo no joder más con esto por un rato pero entiendan que hay una frustración que necesita ser expresada.
Ciertamente, en Argentina tenemos una sociedad de contrastes, donde por un lado tenemos un modo de comunicarnos y hablar que es muy particular y muy gracioso, y donde por el otro tenemos un grave afán por exagerar las cosas y arruinar chistes sin control. Como no es de sorprender – pero no deja de indignar – Los Simpsons también cayeron dentro de éste callejón sin salida.

Aunque todos sepamos que los chistes y diálogos de los Simpsons son aplicables a todo en la vida, claramente eso no fue suficiente para mucha gente que empezó a adaptar ciertas escenas a contextos mucho más obvios y/o gráficos para dar a entender el sentido del chiste que pretendían hacer.  Sigue leyendo