‘This One Summer’ de Mariko y Jillian Tamaki

17342521_265599657223148_2137593560304758016_nHay historietas que uno lee, que cuando tiempo después te preguntan decís “sí, me acuerdo que estaba bueno pero no mucho más.” Son buenas historietas, les tenemos aprecio. Están las olvidables también. Y después, las otras. Esas que cuando las leés no sólo leés las palabras en los globos, la narrativa de la página, sino que… experimentás la lectura. Esa que podés sentir tiempo después de haberla leído, viñetas que te quedan grabadas en la retina como la memoria de un día hermoso.

This One Summer es la historia de dos amigas atrapadas en el purgatorio extraño y confuso entre la niñez y la adultez. Son amigas de verano. Cada año se juntan cuando sus familias toman vacaciones en el mismo sitio, y éste verano no es distinto, pero sí. Ambas están atrapadas en situaciones para las que son demasiado chicas para comprender, o cambiar por sí mismas, en un período donde son grandes para mucho y chicas para otro tanto. Pero de cualquier forma están puestas en éste lugar y son forzadas a experimentarlo, siendo obligadas también a crecer y cambiar en el proceso, mientras ingresan en el horrible y extraño mucho de la adolescencia.

17309523_265599730556474_3160571655640563606_nLa historia es emocionalmente intensa, es emotiva, es sutil. Tanto Mariko como Jillian (primas entre sí, noto algo de experiencia personal en la historia) están tan intrínsecamente abiertas en la obra, que hecha por alguien más no funcionaría. Mariko es la clase de autoras que puede tomar un momento casi insignificante y volverlo algo no sólo importante, pero memorable. Y el arte es increíble, cada cuadro es una maravilla por sí solo, pero con un talento para narrar y marcar una atmósfera, un paso de lectura impecable. Tomaron el cliché de “El verano que cambió todo” y lo volvieron una obra maestra.

Ésto es un must.

Leer Online (Inglés)

Anuncios

Los Simpsons y el humor, ¿cuál es el límite?

Una vez más retorno del olvido para hablar de aparentemente lo único que se hablar con continuidad: Simpsons. Sí…sí…otra vez. Prometo no joder más con esto por un rato pero entiendan que hay una frustración que necesita ser expresada.
Ciertamente, en Argentina tenemos una sociedad de contrastes, donde por un lado tenemos un modo de comunicarnos y hablar que es muy particular y muy gracioso, y donde por el otro tenemos un grave afán por exagerar las cosas y arruinar chistes sin control. Como no es de sorprender – pero no deja de indignar – Los Simpsons también cayeron dentro de éste callejón sin salida.

Aunque todos sepamos que los chistes y diálogos de los Simpsons son aplicables a todo en la vida, claramente eso no fue suficiente para mucha gente que empezó a adaptar ciertas escenas a contextos mucho más obvios y/o gráficos para dar a entender el sentido del chiste que pretendían hacer.  Sigue leyendo

Los Simpsons, 5 momentos más conmovedores

Hoy en día ser fanático de los Simpsons es una cualidad de los más común. Llegamos al punto en el que nos resulta extraño tener charlas que no se relacionen de algún modo a un episodio o se citen diálogos. Ahora bien, esta nota no se va a tratar de debatir sobre si está bien o mal ser un enfermito de los Simpsons porque sino estoy hasta las manos.
A lo que voy es que después de tantos años de verlos e incluirlos en casi todos los ámbitos de nuestras vidas, es inevitable que formemos vínculos con algunos personajes e historias que nos afectan de modo especial, y éste no es un programa que se ahorre los  momentos conmovedores ni los golpes bajos emocionales. De hecho, con el correr del tiempo intentaron incluirlos más seguido Sigue leyendo